23 de noviembre de 2012

ERIC CLAPTON: SLOWHAND


Siempre ha habido apodos en el Rock ‘n’ Roll. Elvis Presley fue uno de los pioneros en todos los sentidos, incluso cuando se ganó aquello de “The King“. Los Beatles, tan de rabiosa actualidad 50 años después del lanzamiento de su primer single, también reibieron el suyo, “The Fab Four“… y Eric Clapton, quien comenzó a forjar su leyenda entre las filas de  The Yardbirds y Cream, a día de hoy continúa siendo conocido como “Slowhand”, es decir, “Mano lenta”, y ahora sí traduzco porque ya habrás descubierto el gancho de la introducción.

Pues bien, como no sólo de pan vive el hombre, o al menos eso dicen por ahí, la carrera del guitarrista no se limita únicamente a las bandas citadas anteriormente, sino que entre otras cosas se dedicó a desarrollar una dilatada trayectoria en solitario.  De esa manera publicó Slowhand en noviembre de 1977. El quinto álbum protagonizado por Clapton, grabado en su Reino Unido natal —Olympic Studios de Londres— y producido por Glyn Johns, se convirtió en un éxito de ventas al otro lado del Atlántico, donde alcanzó el número dos del ranquin estadounidense Billboard.

Después de una semana de trabajo, un sábado de fiesta y un despertar resacoso, Slowhand sería el plan perfecto para la tarde de un domingo cualquiera. Ni siquiera tendrías que levantarte del sofá salvo para poner en marcha la minicadena. Los primeros compases de Cocaine (versión del tema de JJ Cale del 76) agitarían tus extremidades inevitablemente, levemente si hay alguien más por ahí o incontroladamente si… en fin, una de las mejores canciones de Clapton y no sólo de este álbum.

 
A continuación Wonderful Tonight, quizás la culpable de este símil dominical, muy parada, tanto que como te descuides y bajes los párpados… y eso que fue el primer single del álbum allá por 1978. Lay Down Sally, desenfadada, nos sacará del letargo a base de country (fue todo un éxito y logró el número tres en las listas). El mismo patrón de Next Time You See Her, aunque más sobria y a mi juicio mejor canción que la anterior, cuando quieras darte cuenta se habrá terminado. 

We’re all the way anestesia todos tus sentidos salvo uno, cómo no. Uun breve dueto, la misma fórmula de voz femenina enfrentada a una voz masculina que emplea el siguiente tema, The Core, por  cierto, el más largo del listado y sin duda otro de los más destacados con esa guitarra haciendo las veces de hilo conductor y que volverá a poner de manifiesto que el seudónimo de “Mano lenta” no hay que tomárselo al pie de la letra (bueno, ni al pie ni a ningún rincón de la anatomía) porque el ir y venir de los dedos de Clapton a lo largo del mástil de su guitarra de lento, poco. Además de la voz de Marcy Levy, al final un saxofón se unirá a la fiesta sin restar un ápice de protagonismo a las cinco cuerdas.  

May You Never se presenta como otro momento sentimental, tranquilo. Pasan los minutos, avanza el disco, y Mean Old Frisco te obsequia con más blues y rock, con el freno de mano puesto, que la semana ha sido dura y tampoco hay que desmelenarse a estas alturas. La última, Peaches and Diesel. ¿Adivinas cómo?, ¿lenta o rápida? Así es, no podría terminar el disco de otra manera que no fuera con una pieza totalmente instrumental y la eterna mano de Clapton recorriendo las cuerdas de su guitara, en esta ocasión haciendo honor a su alias.

1. Cocaine
2. Wonderful Tonight
3. Lay Down Sally
4. Next Time You See Her
5. We’re All The Way
6. The Core
7. May You Never
8. Mean Old Frisco
9. Peaches and Diesel

No hay comentarios:

Publicar un comentario