16 de septiembre de 2015

SOY ESPAÑOL... ¿QUÉ TORO QUIERES QUE MATE?


Ahora que la edición 2015 del llamado "torneo del Toro de la Vega" en la localidad vallisoletana de Tordesillas es historia, con tu permiso, reflexionemos o al menos tratemos de hacerlo. Y es que, después de ver en televisión y redes sociales tantísimas imágenes de defensores y detractores del "festejo" y del animal lanceado hasta morir, me asaltó una duda sobre cualquier otra: ¿son españoles quienes defienden semejantes tradiciones pero quienes denuncian y condenan el maltrato animal no? 

Me refiero a la cantidad de banderas y prendas de vestir con los colores de España que lucían los defensores del torneo del Toro de la Vega. Hasta donde yo sé no es delito sentirse orgulloso de tu bandera, pero intentar provocar poniéndosela en la cara a un compatriota... ¿o acaso el patriotismo se demuestra realmente torturando seres vivos? Si es así, cuanto antes comencemos el papeleo para solicitar la nacionalidad polaca. No a esta vergonzosa #MarcaEspaña.

Y es que según mi humilde opinión, una cosa es respetar una tradición y otra bien diferente es el placer que sienten algunos individuos al matar o ver morir. Puro Barrio Sésamo: sí a potenciar las tradiciones, por la cultura, no a la barbarie. En Valencia, en el puerto de Sagunto, cada año desde hace más de medio siglo, se celebra la "suelta de patos". Sin embargo, por primera vez en su historia, en 2015 los patos vivos que los bañistas tienen que capturar han sido sustituidos por otros de goma, ¡Milagro! Sus cucañas no desaparecen y además ningún animal sufre lo más mínimo.

¿Sería posible encontrar una solución similar para el Toro de la Vega o por el contrario la única alternativa es la prohibición? ¿Y qué sucedería con los demás toros? Bastantes preguntas, pero teniendo en cuenta que este verano fallecieron corneadas al menos diez personas en este país, los animales podrían formular exactamente las mismas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario