21 de marzo de 2013

MIGUEL RÍOS: SOLO O EN COMPAÑÍA DE OTROS


El último trabajo de estudio del granadino Miguel Ríos, eterno rockero donde los haya, fue publicado el 4 de noviembre de 2008, cuatro años después de 60 mp3. El álbum en sí es toda una declaración de intenciones, un canto al Rock y a esa manera tan especial de vivir y entender la vida. 

Podría continuar con mi soliloquio, pero nadie mejor que él mismo para explicar esto y más: “Ahora que las carreteras se ensanchan y mi tiempo se contrae, ahora que parece que el Rock ha perdido influencia en la sociedad del usar y tirar, yo sigo sintiendo el pellizco y saco este Solo o en compañía de otros con la sana y excitante intención (al menos para mí) de poder cantar sus canciones al calor de una noche de verano [...] Este disco, nace de esa necesidad. La de dar una larga vuelta al ruedo como si fuera la última [...] De los catorce temas de este disco, ocho ya se editaron en discos de tributo, homenaje o, simplemente, como colaboraciones a petición de compañeros que querían tener mi voz en sus discos. Por eso llamo a este CD Solo o en compañía de otros, porque algunas canciones las hago como solista y otras en compañía de otros".

Pues como dijo el señor Ríos en cierta ocasión y acabas de leer, el disco consta de 14 canciones. Con truco, ojo, pues ocho de ellas ya fueron publicadas con anterioridad. Aunque no soy hombre de números, la resta nos debería obsequiar con seis temas. Ahora bien, como de esta media docena cuatro corresponden a versiones, tan sólo dos son los temas originales. Y a su vez, de estos últimos,  Memorias de la carretera fue el único condebido exclusivamente para este álbum; compuesto por el guitarrista y productor musical Carlos Raya y escrito por Ríos, también fue el  elegido para protagonizar el vídeo promocional del disco.



Tras este homenaje al Rock ‘n’ Roll, Restos de stock continúa con esa nostálgica vitalidad, obra de Quique González. La tercera en discordia es Subsuelo,  creada entre el rockero andaluz y el ex Mägo de Oz Jorge Salán. Más sosegada, pero con guiños a la atmósfera épica del Heavy y a sus letras: ”dama que vistes de negro satén”. En cuanto a las versiones, nos referimos a Donde pongo la vida pongo el fuego de Pedro Guerra,  En el ángulo muerto de José Ignacio Lapido, Bajo la lluvia de Quique González y Gran Vía de Antonio Flores. Y qué decir de las restantes pistas del listado que no hayas leído o escuchado antes, empezando por  Ojos de Gata de Joaquín Sabina y Enrique Urquijo o Princesa del mismo Sabina. Un álbum muy recomendable para todo aquel que quiera reverdecer viejos laureles de nuestro Rock, del Rock de toda la vida. 

  1. Memorias de la carretera
  2. En el ángulo muerto
  3. Restos de stock
  4. Bajo la lluvia
  5. Donde pongo la vida pongo el fuego
  6. Princesa
  7. Lo siento, Frank
  8. Es difícil olvidar
  9. Te lo dije
  10. Subsuelo
  11. Oda a la tristeza
  12. Ojos de gata
  13. Mía
  14. Gran Vía

No hay comentarios:

Publicar un comentario