10 de febrero de 2013

THE STROKES: LAST NITE

Después de recordar aquel documento audiovisual de título Separate Ways (Worlds Apart), a propósito de vídeos con el encanto de lo decadente, no me quedaba otra que dedicarle otro puñado de líneas a este videoclip de los neoyorquinos The Strokes. Todo un clásico contemporáneo —ya sabes, como acostumbro a repetir cada dos por tres en RADIO ROCK 'N' ROLL— este single publicado a finales de 2001, por cierto, segundo single del debut discográfico del grupo ese mismo año: Is This It.  

En esta ocasión las musas no me visitaron entre cappuccinos y bolsitas de azúcar en cierto local de la Plaza de Colón, sino en el sofá del hogar delante de otro televisor, con un ojo en una cadena cuyo nombre también recuerdo, pero tampoco reproduciré en este post... El caso es que, pese a desconocer qué hicieron o vieron en televisión la noche anterior Julian Casablancas y compañía —por jugar con el título de otra de las últimas entradas, SÉ LO QUE VISTEIS EN TV EL ÚLTIMO DÍA—, sé lo que sucedió antes de la grabación del vídeo de Last Nite que dirigió un tal Roman Ford Coppola, sí, hijo de Francis Ford Coppola. Dejar claro que los primeros que no querían grabar nada parecido fueron ellos y esa sería su excusa para acudir al rodaje mostrando semejantes signos de embriaguez. ¿Te acuerdas de la cara de Steve Perry? Pues ahora fíjate bien en la de Casablancas y, ya que estás, comenta por aquí cuántas veces pestañea exactamente. 

De hecho, lo único positivo que tuvo Last Nite, tanto para el espectador o la espectadora como para la propia banda, fue que el sonido se grabó en directo, no hubo truco. De manera que, si también tenemos en cuenta que nadie resultó herido —el pie de micro volador milagrosamente ni siquiera rompió una cámara— y el vocalista decidió dejar de beber de esa manera después de aquello, el saldo resultante podría ser incluso positivo. Aunque como ya leíste recientemente, te toca a ti ver, escuchar, juzgar y disfrutar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario