14 de noviembre de 2012

THEM CROOKED VULTURES: THEM CROOKED VULTURES


Hace años, cuando aún era joven e inocente, o inocente a secas, tenía una asignatura llamada Física y química —ojo, vuelve a leer, conjunción copulativa, la de aquella serie de adolescentes salidos era disyuntiva—. La impartía una persona que consiguió que, desde entonces, no volviera a catalogar como “malo” a ningún otro compañero o compañera (suyo, no mío) de buenas a primeras. Y lo que es más importante, logró que adquiriera el peligroso hábito de no asustarme si después de una clase no había entendido ni una palabra. Pizarras repletas de operaciones y fórmulas varias, overbooking de cifras y números. "Usted, ¿qué ocurre si vertemos un mol de tal líquido en un recipiente de este otro a tantos grados centígrados y con una concentración…?", ya sabes, el bello y ancestral arte de la alquimia.

Pues bien, no sé cuánto tiempo ha tenido que pasar hasta que he  podido canalizar ese trauma y beneficiarme así de su recuerdo. Me refiero a que desde que a comienzos de 2009 leí la noticia de que Josh Homme (vocalista y guitarrista de Queens of the Stone Age), Dave Grohl (vocalista y guitarrista de Foo Fighters) y John Paul Jones (bajista y teclista de Led Zeppelin) se habían reunido en un estudio para grabar un álbum, no dejé de pensar en cómo sabría aquélla disolución, perdón, a qué sonaría el disco. ¿QOTSA? ¿FF? ¿LZ? ¿A ninguno de ellos?

Como mientras dabas a “Más información” has tenido un par de segundos para hacer tu apuesta personal, no esperaré más para despejar la incógnita. Los que predominan son Queens of the Stone Age. Algo que tampoco es de extrañar y podrías haberlo adivinado sin necesidad de ninguna ecuación de difícil  solución. Eso sí, tenemos que echar la vista atrás.

Led Zeppelin revolucionaron  el panorama musical de finales de los sesenta tomando lo mejor de Blues, Folk y Rock. Tan novedoso fue aquéllo que crearon que, casi sin pretenderlo, John Paul Jones se convirtió en uno de los padres del llamado Heavy Metal. A comienzos de los noventa, Dave Grohl manejaba las baquetas de la banda más visionaria de la época. En Nirvana hizo Grunge, es decir, el sonido alternativo que años después sirvió de modelo a tantas otras bandas. De hecho, tras la muerte de Kurt Cobain él siguió haciendo algo parecido al frente de Foo Fighters, pero el suyo ha sido un rock  que con el paso de los álbumes ha sido menos alternativo. Distinto es el caso de Queens of the Stone Age, quienes siempre han  apostado por ese punto psicodélico-alternativo en sus composiciones.

Entonces, ante tales transgresores ingredientes, ¿a qué otra cosa podía sonar? Rock alternativo es lo que contiene el primer trabajo de estudio de la superbanda. Autoproducido por sus tres integrantes y grabado en los Pink Duck Studios de Los Angeles, Them Crooked Vultures fue publicado el 16 de noviembre de 2009. En él, Dave Grohl es quien toca la batería rememorando su etapa en Nirvana, mientras que, como hemos señalado, el álbum rememora a su vez a Queens of the Stone Age. Y he aquí una gran contradicción, pues tratándose de sujetos que se han dado a conocer por no hacer lo mismo que los demás, juntos son iguales que otro. Afortunadamente este hecho no está reñido con la calidad del resultado, pues esta tríada de grandes músicos sólo podía ofrecer 13 canciones a la altura de las circunstancias.

1.     No One Loves Me & Neither Do I
2.     Mind Eraser, No Chaser
3.     New Fang
4.     Dead End Friends
5.     Elephants
6.     Scumbag Blues
7.     Bandoliers
8.     Reptiles
9.     Interlude with Ludes
10.   Warsaw or the First Breath You Take After You Give Up
11.    Caligulove
12.    Gunman
13.    Spinning in Daffodils

No hay comentarios:

Publicar un comentario