6 de noviembre de 2012

LOU REED: TRANSFORMER


Con el segundo disco en solitario del de Brooklyn se produjo un curioso fenómeno más propio de ingeniería, llamémoslo realimentación. Durante su etapa en la Velvet, The Velvet Underground, influyó en David Bowie y en el guitarrista de cabecera de este, Mick Ronson. Como es lógico aquéllo duró mientras permaneció en la banda, es decir, hasta 1970. Dos años después llegó su primer álbum de estudio en solitario… y el segundo también, no pudo esperar más. 

Y aquí es donde aparecen en escena Bowie y Ronson otra vez, pues son los productores de Transformer. De manera que el rizo se riza, se regresa a la casilla de salida, se hace la “realimentación” cuando ambos vuelcan su percepción de la música sobre alguien de quien tomaron prestada una parte. ¿Alguien se ha perdido? Pues, aunque pueda resultar extraño, el resultado fue sencillamente mejorar al uno con lo mejor de los otros.

Con semejantes consejeros, y especialmente el primero de ellos, el hilo conductor del trabajo sólo podía ser Glam Rock. Pero esta influencia no se limitó a lo musical. No hay más que fijarse en la imagen de la carátula del disco, camaleónica, casi "transformista". Además, tampoco debe olvidarse la sombra de la Velvet en este listado, ya que pese a ser menor que en el caso del primer y homónimo trabajo en solitario, cuenta con cuatro canciones que fueron interpretadas por la banda. Nos referimos en concreto a Andy’s Chest, Satellite of Love, New York Telephone Conversation y I’m So Free. Aunque habría que destacar en este sentido principalmente las dos primeras, por haber sido grabadas tiempo atrás por el grupo —entonces no fueron incluidas en ningún álbum y en Transformer aparecieron con un tempo inferior próximo a la balada—.
 

Antes de Andy’s Chest, Vicious, el tema que surgió de una propuesta de Andy Warhol —¿será el mismo que el del Chest?— y mereció la pena. A continuación, Perfect Day, lento, parece que salió de la mismísima voz de Bowie. Volvemos a reconocer a Lou en Hangin´´Round, movido, pero manteniendo la apuesta por el piano, para disfrutar de él con su canción —y su “doo do doo  do doo”— más célebre, Walk on the Wild Side, una de esas que, pese a no conocer su autoría, todo el mundo la ha escuchado un par de veces no se sabe dónde. Su ritmo es lento, nada de salvaje, como la siguiente en el listado, Make Up de aires circenses. 

Después de un momento tan mítico (pese a dejarte algo frío) como Satellite of Love, Wagon Wheel resulta todavía más luminosa. Y tras una transición por aquéllo de su brevedad, I’m So Free, en mi opinión lo mejor del listado junto con Vicious, Perfect Day yWalk on the Wild Side —y con permiso de ese estribillo tan poco original—. Se despide el músico con un “Buenas noches” que no se cuenta entre lo más destacado, pero más que apropiado para cerrar un disco que es recordado como uno de los mejores de los setenta.

1. Vicious
2. Andy’s Chest
3. Perfect Day
4. Hangin’ ‘Round
5. Walk on the Wild Side
6. Make Up
7. Satellite of Love
8. Wagon Wheel
9. New York Telephone Conversation
10. I’m So Free
11. Goodnight Ladies

No hay comentarios:

Publicar un comentario