2 de septiembre de 2012

GUNS N' ROSES: CHINESE DEMOCRACY



Recapitulemos: 14 años de grabación, 13 millones de dólares invertidos según The New York Times, sexto trabajo de estudio y primero  de Guns N’ Roses con material original desde la publicación  de Use Your Illusion I y II en 1991,  y tan sólo con Axl Rose como “superviviente” de la formación clásica. Esta es la carta de presentación de Chinese Democracy, el último y esperadísimo álbum de la banda californiana, publicado el 23 de noviembre de 2008. También comentamos en su momento la polémica que rodeó el lanzamiento del disco: que si la “premiere” de temas en internet, que si la censura en  China, etc. De modo que en esta ocasión nos vamos a centrar en lo estrictamente musical.

Nos encontramos ante una fusión continua de impactantes riffs, sintetizadores funcionando a pleno rendimiento, voces distorsionadas y arreglos, arreglos y más arreglos. Se podría decir que salvo la voz de Axl, el “ingenio” no suena a Guns N’ Roses, pero es que ni siquiera Axl suena como en sus mejores tiempos. Ni mejor ni peor, diferente. Da la sensación de que se ha tomado Chinese Democracy como una prueba de fuego en toda regla y ha querido lucirse —demostrando que pese a todo, todavía tiene bastante que decir en esto del rock—, mucho final de verso prolongado e incluso juraría que algún falsete a lo Mercury. Eso o que ha querido evitar las comparaciones e  iniciar una nueva era en la banda, comenzando por él mismo. De modo que para valorar como se merece a este disco, seguiré su consejo y lo haré desde un punto de vista que tome a estos Guns N’ Roses como una nueva banda.


 Por momentos se nota que el disco ha sido elaborado a conciencia, con la intención de convertirse en una obra de referencia a no mucho tardar. Pero sólo “por momentos”, porque no es un trabajo redondo, hay canciones que apuntan buenas maneras, pero no se han rematado  del todo. Luego están las que sí están pulidas cual diamante, y por ellas comenzamos. There Was a Time, una obra maestra; si hay alguna pieza en el tracklist que pueda transportarnos a los 90, aunque sólo sea por un segundo, ésta es There Was a Time. Personalmente la encuentro  la canción más completa, y por más que la escucho no me canso de ella —y creedme, perdí la cuenta de las veces que la he escuchado—. Después destacaría Madagascar, en la misma línea que la anterior, es decir, a lo power balad, y con guiños a temas legendarios de la banda como Civil War —y lo digo  por esa inconfundible voz femenina—.

A pesar de la calidad de estas canciones, el primer sencillo fue Chinese Democracy, bastante inferior, pero más enérgica, y eso que los primeros riffs tardan cerca de un minuto en aparecer. Continuando con los temas de punteos electrizantes nos topamos con Better, segundo single y en algún escalón por debajo del primero, gracias, en parte, a unos coros muy poco acertados. Retomando los temas más tranquilos, This I Love, quizás demasiado parado, pero gran balada ante todo —si es que lo que pretendía Axl era obtener tal balada—. Y en cuanto a las canciones con una buena idea de base,  pero poco más,  los mejores ejemplos serían If the World y I.R.S.; ambas necesitan algo más para convencer definitivamente. Finalmente están las que no sugieren nada, o “más malo” que bueno, y entre estas la palma se la lleva Catcher in the Rye. Todavía no se me ocurre en qué estaría pensando quien decidiera incluirla.

1.    Chinese Democracy
2.     Shackler’s Revenge
3.     Better
4.     Street of Dreams
5.     If the World
6.     There Was a Time
7.     Catcher in the Rye
8.     Scraped
9.     Riad n’ the Bedouins
10.   Sorry
11.    I.R.S.
12.    Madagascar
13.   This I Love
14.   Prostitute 

No hay comentarios:

Publicar un comentario