3 de mayo de 2012

EL PEP Y LOS MANEL


¡Manda huevos! Sí, a lo Federico Trillo. Haz el favor de decirlo ya y no te cortes porque lo estás pensando tan fuerte que se escucha desde aquí. De todas formas razón tampoco te falta, las cosas como son. ¿Tercer post y ya estamos con el dichoso fútbol? Reconozco que trasnochar por algo como Punto Pelota tiene que acabar pasando factura de una manera u otra, antes o después, pero créeme, no es lo que parece...

El origen de esta batallita es otro; resulta que en el barrio, justo enfrente de la boca de Metro (inicial mayúscula porque 59,80 euros que nos han clavado en mayo por el abono B1 y una media del 11% de aumento en las demás tarifas bien merecen una mayúscula), tenemos una feria del libro. Realmente se trata de una feria del libro en miniatura o "biferia del libro", pues hablamos de dos únicas casetas para una población en Coslada de 90.000 personas según el último censo que he encontrado hace un segundo navegando por ahí (dato muy riguroso, no me agradezcas mi labor periodística porque no me lo merezco). Y ojeando libros me fijé en El viejo y el mar de Ernest Hemingway. 



Ahora es cuando me podría sacar de la manga una historia para no dormir. No me costaría demasiado, pero como si aguanto aquí delante del ordenador cinco minutos más seré yo quien se duerma, simplemente añadiré acerca de dicha novela que no me lo compré. En primer lugar, porque ya lo hice en la "biferia" del año pasado y en segundo lugar, porque en estos momentos en casa no cojea ninguna mesa o silla. 

Aclarado este punto llega lo difícil, si es que algo así puede explicarse. El título de El viejo y el mar me hizo comenzar a pensar automáticamente en otro similar para algún post. Y como durante los últimos días había estado escuchando en los medios que si "El Pep" esto, "El Pep" lo otro (claro, me refiero a la noticia de que Pep Guardiola no entrenará al Barça la próxima temporada), me acordé de él. Tenía la mitad del título, me faltaba la otra. Se me ocurrió El Pep y el mar, pero tampoco quería que ningún hooligan creyera que estaba llamando carcamal al hombre que tanto ha dado a su club durante estos últimos años. Además, aunque haya perdido tanto pelo por el camino tan mayor no será.

Por otro lado estaba la disyuntiva musical: ¿cómo relacionar la pelotita con la música para que el blog no pierda su gracia? Tan fácil como recordar que uno de los grupos favoritos de Pep, lo siento, "El Pep", es Manel, disculpa, los Manel. Por cierto, una muy buena banda de Barcelona, más bien popera, que hizo bastante ruido en 2011 con su segundo disco 10 milles per veure una bona armadura (según la Wikipedia hacía más de 15 años que un álbum en catalán no alcanzaba el número uno en la lista de ventas española [otra información contrastada como enseñan en las Facultades de Periodismo]) y que pude ver en directo durante la primera edición del festival Dcode también en 2011. 

Enhorabuena, estarás pensando, el título del post ya está totalmente explicado, ¿pero qué sucede con el fútbol? ¿Acaso no vas a aprovechar para comentar algo sobre la liga que ha ganado el Real Madrid? ¿Ni siquiera si los árbitros han echado una mano como insinuó "El Pep" en rueda de prensa? ¿Nada? No tiene mucho sentido, lo sé. Aunque ya que estamos también me gustaría preguntarte algo: ¿y cuándo ha tenido sentido el fútbol? Ni te molestes en responder. Disfruta del videoclip (curioso, ¿por qué me recordará al de Otro día en el mundo de Vetusta Morla?) y si te quedas con ganas de más, ponte un rato Punto Pelota.



No hay comentarios:

Publicar un comentario