22 de mayo de 2012

BLOGUERO, SHIRLERO O LADRÓN

Perchas no, pero una buena toalla sí robé la última vez que hice uso y disfrute de un hotel. ¿Cómo? No, cómo no, tras tantos días de silencio había que arrancar con un buen titular y ahí lo tienes. De todas formas tampoco te vengas muy arriba porque no es lo que parece... qué #@*&$!, sí es lo que parece. Es más, lejos de arrepentirme, si pudiera volver atrás en el tiempo también me llevaría los caramelos de la mesilla (#llamadmerebelde). A partir de este momento quizás me tengas por cleptómano empedernido, soy consciente de ello. Y aunque sea tarde para excusas y preferiría que me vieras como un Robin Hood del siglo XXI que roba a los ricos para quedárselo él, permíteme añadir que en todo esto tiene su parte de culpa un tal Roberto Iniesta (dándolo todo en la fotografía). 

Foto: El Mundo
Sentado en mi habitación, como cantaban Ramones en su Pleasant Dreams de 1981, estaba tan tranquilo con la mirada clavada en la pantalla del portátil cuando me sorprendió la noticia. La última vez que se dejaron ver sobre los escenarios fue antes, durante y después de la publicación de La Ley Innata (2008). Al cabo de un tiempo llegó un Material Defectuoso (2011) sin un solo concierto (así lo quiso la propia banda) y entonces, entre rumores acerca de un nuevo disco, que si vería la luz en 2012 o en 2013... ¡zas! Extremoduro anuncian a través de su web que entre el 8 de septiembre y el 27 de octubre de este año volverán a salir de gira, perdón, minigira, que por ahora sólo han confirmado 9 fechas.


¿Cómo te quedas? Claro, así estoy yo. Se supone que un buen periodista debe ser lo más objetivo u objetivamente subjetivo que pueda, llámalo como prefieras. En teoría es lo que "presuntamente" nos enseñan en la Facultad (entrecomillo para que ningún alumno se moleste), aunque personalmente me fío más de alguien que de primeras, antes de soltar el pregón, se molesta en decirte "mira, moreno, esto es lo que hay". Y eso es precisamente lo que me sucede con Roberto Iniesta (quien sigue dándolo todo en la fotografía). Toque crónica, crítica, reseña, entrevista o lo que sea, nunca he negado ni negaré que se trata de uno de mis tótems musicales.

Extremeño como mi santa madre, me gustaba cuando reventaba tímpanos a base de aquel "Rock transgresivo" que él mismo acuñó (fue el título de su primera maqueta en 1989) y me gusta desde que cambió de aires y se curró más su faceta de compositor y escritor novela incluida, El viaje íntimo de la locura. De hecho esa fue la gran excusa a partir de la cual pude entrevistar al "Robe" por vez primera para Radio Rock 'n' Roll (en Radio Carcoma) allá por 2009. No me lo invento, ahí abajo tienes los primeros minutos de aquel desvirgamiento herciano. Jamás he afrontado tan nervioso una entrevista pese a que al otro lado del teléfono me encontré con un tipo de lo más cercano y natural. Ni un atisbo de egocentrismo. Habló y habló y si no entendió una pregunta, no dudó en pedir aquello del ojo de halcón.


Recuerdo también cómo me criticaron por ser un blando o "payasete" cuando le pregunté por el expediente Aranda de Duero, donde se negaron a continuar el correspondiente concierto mientras no se esfumara la gente que lo estaba viendo gratis desde una loma. En fin, que esa es otra historia y en YouTube sigue disponible por si a alguien le interesa. El caso es que podría decirse que mi historia también está ligada a su música. Cuando mucha gente se rasgaba las vestiduras tras escuchar La Ley Innata, quien firma estas líneas sólo encontraba alivio en sus letras... sí, en un momento complicado a nivel personal (y hasta ahí puedes leer, no convirtamos el blog en ese diario de adolescente quéascodevidaconmipaganomellegaparapillarmeunpedoestefinde).  

Retomando el pulso más musical al post, en alguna entrevista declaró la voz de Extremoduro que los festivales no eran para él por no estar garantizada la calidad suficiente para su directo. Entonces será cierto eso de "donde dije digo, digo Diego" ya que han sido los primeros confirmados para el festival En Vivo 2012 de Getafe. Cuidado, por mí perfecto. Cuanto más amplio sea el abanico para disfrutar de la banda mejor, pero claro, me planteo otra cuestión, ¿una única fecha en Madrid cuando todo el mundo sabe que al menos pueden llenar un par de veces el Palacio de Deportes como ya hicieran en 2008? La pregunta es larga, no así su respuesta.

Por cierto, casi lo olvido, esta gira que llegará antes, durante o después del nuevo disco tiene nombre: Robando perchas del hotel. Tal cual, ¿entiéndes ahora por qué me acordé de la toalla? En tus manos está decidir si esto es de bloguero, shirlero o ladrón, casi tal y como reza el título de esa otra letra publicada en el 93 con el que me he tomado la libertad de jugar. Tú mism@.

1 comentario:

  1. Al final sólo tocarán en Madrid en Getafe y el resto, nos tocará acudir a "Frankfurt"

    ResponderEliminar